Consejos para cuando te atreves a probar otras posturas sexuales

0
2299
posturas sexuales

¡Bien, adiós a la rutina sexual! Si has llegado hasta aquí es porque seguramente quieres un cambio sexual importante, pero tranquilo sé que la mente puede estar pasándote un par de jugadas sucias que te confunde y te replantean cómo hacer para cambiar tu rutina sexual. Claro que también puedes haberla querido cambiar y te has dado cuenta que realmente algo falló en el intento, no te desmotives pues todos los humanos somos capaces de hacer todas las cosas que queramos, incluso sexualmente. Sea cual fuera el motivo, recuerda estos consejos para lograr las posturas sexuales que deseas.

posturas sexuales

  • Decisión: es el primer paso para probar posturas sexuales diferentes. Tan solo tienes que dejar de dudar en cuanto a lo que quieres hacer y afirmártelo para ti mismo. Cuando estés decidido será el momento de dejar de pensar y atormentarte. Solo hay que hacerlo. No importa de qué manera salga, si lo haces bien o mal, lo importante es que lo pruebes, y que tengas la actitud necesaria para enfrentar el momento.
  • Descarte: sí, para lograr posturas sexuales distintas hay que descartar las “recetas sexuales” que nos han contado nuestros amigos, que vimos en videos porno, o que leímos en algún libro erótico. No hay receta para realizar una posición sexual. El kamasutra puede servir de ayuda y de guía, pero no significa que todo deba salir tal cual lo hemos visto allí. Prueba, sé un artista en materia sexual.
  • Experiencia: siempre hay una primera vez para todo, todas las posturas sexuales tuvieron una primera vez de experimentación. No importa cuántas veces tu pareja haya probado con otras personas hacerlo de otras maneras. Si lo que tú quieres ella ya lo ha hecho y tú no, no te juzgues, no te tires para atrás, es hora de que lo aprendas tú.
  • Escuchar: a veces cambiar de posturas sexuales no significa hacer siempre lo que nosotros queramos, significa también escuchar qué es lo que el otro realmente quiere y desea. No habrá nada mejor que tener la oportunidad de satisfacer al otro sexualmente. Así que vamos a la cama y que sea un mano a mano, probando lo que los dos les apetece.
  • No mentir: si no te gusta las posturas sexuales que están probando, simplemente hay que decirlo. Fingir puede llegar a ser muy hiriente para el otro, además en algún momento querrá repetirlo y tú no.

Publicación recomendada:

¿Y tú qué opinas? Deja un comentario...

Dejar respuesta